jueves, 26 de febrero de 2009

Ahora es




A Christian Gabriel
Ahora es
el momento cierto
la saeta que decae

El instante aquel
escurridizo
burlesco
que cada uno persigue
(hasta los que no persiguen nada)

De cara al vacío
como una gota
un manantial
un arroyuelo
un riacho
y su cascada

La hora
en que los sueños
y las pesadillas
mutan

La hora
del oráculo y el filo de la espada
cuando hasta las nubes
se miran
expectantes
y Gedeón detiene el sol

Cuando el tiempo no es tiempo
y las cosas no son cosas

Una sustancia azul
llega
y estalla en mil colores


Sólo está el vientre brillando

Y tú

Y tu grito
primero y ancestral,
hijo


Sigfrido Quiróz




sábado, 14 de febrero de 2009

Hay días



Hay días
que transcurren en círculos

Existe una mitologia moderna
en la que uno se queda solo con su cuerpo
esperando una lluvia que lo reanime
También existe
el paradigma del agobio
una especie de prisión donde uno se condena
a la felicidad y descubre
tarde
que "eso" NO ES

Hay que saber el lugar exacto de la herida
conocer su profundidad
contar su extensión

No se puede amar
sin antes saber

uno tolera casi cualquier enfermedad
que no sea el ignorar

Estoy seguro
que existe un límite

una capacidad

un cuenco adecuado para el dolor
y para el silencio

No te engañes
no olvides
que no existe una atadura
ni nudo alguno
ni alguna reja
que resista la voluntad innegociable de sobrevivir

 Después de todo

hemos estado muriendo tantos años
que ya sabemos el secreto


Y no hay muerte que te alcance

cuando es uno el que acecha


Sigfrido Quiróz

jueves, 12 de febrero de 2009

Yo fui niño un dia


Yo fui niño un dia,
pero sólo tengo un recuerdo borroso
una neblina blanca
me separa de aquel paisaje
verde
una especie de ceguera
pero con los ojos intactos
como si ver fuera una elección
y yo eligiese los ojos cerrados
como si eligiera
lo oscuro

Yo fui niño un dia
y no recuerdo si vivía
o si soñaba

Sé que algodón de las nubes estaba en mis manos
y que mis dedos circundaban soles
y un mundo de sonrisas
me habitaba

Yo no sabía de otra cosa que el día
y la noche no era otra cosa que cansancio

El mundo tenía cinco cuadras
o tal vez seis
y las catástrofes se terminaban a las cinco
con la merienda
y los amigos
y mi madre sobre mi cabeza

Un charco de ranas
era un mar
la risa en las tormentas
la ropa se me empapaba siempre de alegría

Pero dudo si era yo
parece otro
ese niño que camina en la neblina
Elijo no cruzar palabras
que me comprometan
con él
no sopesar sus sentimientos
y los míos

Ignorarle sus audacias

Sería insoportable el dolor
si descubriera
de qué mundo he huido


Sigfrido Quiróz

jueves, 5 de febrero de 2009

Las Causas


No sé bien por qué tengo la necesidad de escribir. Y digo necesidad con pasión y menosprecio, con una mezcla casi absurda de amor y de odio, de atracción y repulsión, de certeza y duda, de racionalidad y misticismo.
Recuerdo bien que fue en cuarto grado cuando escribí, por primera vez, algo que consideré "potable", y seguramente fue en octubre, porque era sobre el día de la madre. Uno de esos días, mirando mis cuadernos, ella encontró el poema y no pudo contener las lágrimas. Esa fue una de las escasas ocasiones en que la vi llorar y es que esos momentos eran una flor en el pantano que era nuestra vida en esa época. Conservé esa misma hoja por años, y no sé cuando se me perdió. Es de las tantas cosas que he ido dejando en el camino, como un recordatorio permanente de que estoy sólo de paso, que no debo llevar equipaje. Yo me resisto a ese destino y la vida, dictatorialmente, me quita, sencillamente, mis bártulos como si fueran nada. Y tal vez lo sean.

Desde entonces ha habido Oasis y Desiertos, Cielos e Infiernos entre la pluma y yo. Eso no me sorprende, es así en muchos aspectos de la vida. El problema es que jamás he sabido, hasta después de un tiempo, si estaba en el Oasis o en el Desierto, en el Cielo o el Infierno. El dolor, la soledad, la esperanza, el orgullo, la pasión y la ausencia me han acompañado en momentos iguales y en momentos distintos. Quizás sea porque no hay ni Cielo ni Infierno, ni Oasis ni Desierto y es todo, en realidad, un gran espejismo, un gran escenario de actores que improvisan un papel del cual no saben nada y un director al que todos dicen conocer o desconocer íntimamente, pero que tal vez esté ausente (Al menos eso surge, a veces, del guión).

Alguna vez pensé que quizás fuera una bendición tener una manera de evaluar mis contradicciones a través de la escritura (que tal vez no sean diferentes a las de todos los humanos, pero sin duda son más reales al nombrarlas). Pero ahora desconfío en lo que pensaba entonces. Me inclino a creer que es muy doloroso "saber", “darse cuenta”. La ignorancia es un regalo divino que le permite al hombre sobrevivir. Seguramente soy un gran ignorante de cosas que ni siquiera sospecho que ignoro. Y por eso sobrevivo.

Si esta pequeñísima lucidez es a veces tan dolorosa, debo admirar a aquellos que han tenido resplandores superiores y los han sabido manejar. Aunque ¿Quién puede juzgar esto? Verlaine y Rimbaud sonreirían, cómplices, ante mi inocencia. De la misma forma que el sexo se plantea como instinto para preservar a la especie, esta lucidez se plantea ineludible al que la tiene: Es como caerse un pozo profundo y oscuro. Sólo se puede acomodar el cuerpo, sin poder detenerse, sin saber cuánto falta para el fondo ni cuan doloroso será el golpe. Y si bien es probable que nunca se llegue al final, es tal la angustia de caer, que uno anhela llegar aunque eso signifique el fin. Ante tales expectativas, ¿De qué otro modo aceptarían los hombres esta responsabilidad si no les fuera impuesta? Quizás los dioses han cometido errores, pero la ingenuidad no es uno de ellos, ese lo reservan a los humanos. Son entendibles entonces las tendencias suicidas, han pasado por mi mente muchas veces, y sólo la fe y mis hijos las han ahuyentado.

¿Tiene sentido todo esto? ¿Vale la pena consumir la vida buscando justamente su sentido? ¿Es, en algún aspecto, valioso gastar horas de sueño buscando algo inasible? ¿A alguien le importará? ¿Le será útil a alguien?

Queremos explicarnos porque intuimos que somos explicables. En lo más profundo de nuestro ser, algo nos grita una pregunta que no podemos escuchar. Y ese vacío, esa frustración, esa desesperación, nos persigue en cada paso de nuestra vida. Indagamos y buscamos. Cambiamos y aprendemos. Caemos y nos levantamos. Todo en la esperanza de que algo, tal vez fortuito o tal vez planeado desde épocas incontables, abrirá una puerta desconocida y nuestros ojos verán
y se harán las preguntas adecuadas.

Esa puerta. Esa visión. Esas preguntas. Esas probablemente sean, aunque yo las resista, las causas y el objetivo por los cuales escribo. Por las cuales persisto. Por las cuales pregunto. Por las cuales alguien lee esto y, cómplice, sonríe.


Sigfrido Quiróz
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...