sábado, 29 de septiembre de 2007

Y fue la tarde y la mañana, el dia primero

No puedo evitar las referencias bíblicas, como la del título. Bah, no puedo ni quiero ya que en definitiva soy también eso. Fueron años de mamar, conciente y vorazmente, información religiosa. Y la realidad es que en algunos aspectos la valoro mucho. Uno de ellos es el literario. Considero que las traducciones de la biblia poseen un léxico muy avanzado y literariamente es hermosa en muchísimos pasajes. Claro, no estoy hablando de doctrinas ni de ninguna de esas cosas que se prestan a innúmeras interpretaciones. Ahi es adonde tengo diferencias con todos, empezando conmigo mismo. He pasado y paso por varios estadíos: gnóstico, creyente, creyente ferviente, alguien_a_quien_no_le_importa_mucho_nada, escéptico, cauteloso, crédulo, etc, etc, etc.. Si me pregunta adonde estoy ahora, deberian decirme a qué hora y en qué uso horario. Hay días en los que me descubro totalmente gnóstico y aquí debo hacer un paréntesis: no confundir gnosticismo con ateísmo. Según la RAE, el gnosticismo refiere a la persona que cree que es imposible la comunicación entre el ser humano y la divinidad. Otros días soy creyente y descubro que aún tengo adentro eso que llaman fe. Sobre todo cuando veo a mi mujer que entrelaza una lógica irrebatible con una fe sencilla veo que no soy diferente a ella y que a pesar de mil disquisiciones y dudas, siempre termino "hablando" con alguien a quien no veo y a quien nunca ví.
Muchas veces pienso que tal vez todo eso sea una mentira, pero que de todas formas es mejor vivir en esa mentira que ayuda a sobrellevar la vida y sobre todo la muerte, antes que pasar este camino solo. Despues de todo, hay muchisimas cosas que nos ayudan a vivir y que no sabemos si son reales. Quién puede juzgar algo así?
Claro, una cosa es la espiritualidad y otra la religión. Seguramente en este punto coincidimos muchos. Aclaro que yo trato de hablar de espiritualidad, aunque tengan por seguro que muchas veces se me confunden las cosas.
Seguiría escribiendo si tuviera ganas. Que triste, no separé nada la luz de las tinieblas, al contrario.

1 comentario:

Alicia dijo...

Estas letras se me presentaron mucho más ordenadas que tus palabras, por lo menos las que recuerdo de esa etapa de no creer en nada que no fuera demostrable. Me gusta.
Para mi la cosa es más simple, dejé los cuestionamientos sobre la fe, hace mucho tiempo ya.
Nadie, absolutamente nadie pudo demostrarme que lo divino existe... pero, tampoco nadie me pudo demostrar que no existe. Conclusión: Opté por lo que me hace bien, por lo que me sostiene, por lo que me da esperanzas, por un más allá mejor y por sobre todas esas cosas, por creer que son muchos los que está velando por mi. ¡Estoy acompañada!
Tu amiga acuariana está totalmente loca, pero eso si que no tiene remedio.
Beso
Alicia

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...