domingo, 24 de febrero de 2008

Aires de Cuba

Fidel Castro abandonó el poder. Lo que no pudo ni la más encarnizada persecución de EEUU, lo pudo el tiempo, ese inexorable. Partamos sin supuestos: yo no soy ni castrista ni comunista, pero tampoco me simpatiza alguien como Bush o sus acólitos del partido Republicano (que él es solo la cara visible de un modo de pensar).


Es cierto que Cuba es una isla en centroamérica, y no estoy hablando de geografía. Mientras los países circundantes tienen una enorme pobreza y una enorme brecha social, ellos brindan salud, educación y seguridad a todos por igual. Eso es cierto. Entonces ¿Por qué miles de personas se exponen a la muerte de una manera trágica para intentar otra vida, cruzando un mar peligroso y plagado de tiburones? ¿Acaso hay balseros que crucen desde Miami escapando espantados hacia la esperanza de Cuba? En primer término no los hay porque si alguien quiere ir a Cuba, sencillamente hace los trámites correspondientes y viaja, es probable que nadie se lo impida. Segundo, es evidente que las ventajes de la isla seducen a muy pocos, ni siquiera conozco argentinos que estén pensando en ir a Cuba, a pesar de que aquí la salud es un desastre, la seguridad no existe, la educación es todo un problema. ¿ Y entonces... que falla?


Falla, según creo yo, que los seres humanos tenemos la necesidad de vivir en libertad. Ya sé que eso es muy relativo, que somos manipulados y hasta extorsionados en nuestras "democracias". También sé que no puede tener mucha libertad aquel que ignora o aquel que no come. Y aquí en argentina hay mucha gente en esa situación, como tal vez pase en otros lados: ignorantes, incapaces de interpretar y elaborar ideas por sí mismos, títeres a disposición del mejor postor. No piensan. No saben pensar. No pueden pensar. No quieren pensar. A muchos no les conviene que piensen.


Claro, ustedes me dirán, ¡Pero si en Cuba hay educación de la mejor! Lamentablemente el capitalismo tiene razón cuando apela a la codicia del ser humano para incentivar el progreso. No se puede ignorar ese medio. Es una ingenuidad pensar que una sociedad puede moverse solamente al influjo de un aura solidaria. El ser humano primero vé, después ambiciona, luego lucha por su ambición. Y eso no es malo. También es cierto que es capaz ser solidario en muchas ocasiones. Pero el impulso en su lucha lo da la ambición de lograr cosas y esa ambición no tiene chance en un esquema en el que el estado maneja y controla todo.



No estoy defendiendo a Cuba, creo que es condenable la falta de libertad política que tiene. Pero no es más condenable que China, por caso; y USA no tiene empachos en comerciar con ellos. También es cierto que la actual administración republicana no tiene autoridad moral para condenar las violaciones a los derechos humanos en la isla, habida cuenta de su política en Irak. El mundo se ha vuelto un lugar peligroso para quienes dicen la verdad.

El mundo se ha vuelto un lugar explosivo para aquellos que no temen pensar y actuar racionalmente.

En Cuba no hay libertad. ¿La hay en USA? ¿La hay en China? ¿La hay en Argentina? Si tuviéramos un "termómetro de la libertad" nos asombrariamos al descubrir que si bien hay diferentes graduaciones, todos están afiebrados de intolerancia.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...